lunes, 9 de diciembre de 2013

SILLERÍAS DE CORO (VIII)

La Sillería Baja del coro de la Catedral de Toledo.
Tableros de los respaldos (I).


En los tableros de los dorsales de la sillería baja del coro de la catedral de Toledo se representan en bajorrelieve una serie de escenas de la guerra de reconquista del reino de Granada, una guerra que duró diez años. Aparecen enmarcadas por un arco carpanel, que se apoya sobre pequeñas columnillas, decorado con elementos vegetales; las enjutas muestran guerreros, animales, niños o figuras similares. La sillería había sido encargada por el cardenal Pedro González de Mendoza, arzobispo de Toledo y uno de los participantes en el ejército cristiano, en el año de 1489 cuando la guerra no había aún terminado; debía ser un monumento conmemorativo de la lucha contra los infieles, entonces, quizás, la empresa más importante de España. El propósito de los relieves -un encargo ante todo propagandístico-, era más el de reforzar el papel del rey Fernando ante la aristocracia castellana que el de mantener el recuerdo vivo de la persona del cardenal, aunque el apoyo de este a la corona se basaba en última instancia en un cálculo para consolidar los beneficios sociales que representaba para él y su familia la existencia de una monarquía fuerte.
Cada uno de los 54 relieves de los tableros enseña una escena de la guerra. Desde el punto de vista histórico-iconográfico fueron estudiados por Juan de Mata Carriazo y todos los que han escrito sobre la sillería han aceptado prácticamente sus identificaciones. Dado que en la guerra se empleaba casi siempre la misma estrategia -asedio, lucha ante las murallas, entrega de las llaves a las puertas de la ciudad, e ingreso triunfal de los atacantes-, son los momentos que eligió "maestre Rodrigo" para representar en la sillería.
De los cincuenta y cuatro relieves de los dorsales tan sólo en siete se presentan escenas de batalla. En uno de ellos, sin identificar la plaza geográfica a que alude, la escena transcurre en un lugar montañoso con árboles donde aparecen varias torres almenadas. Un grupo de soldados atacan un recinto amurallado. En la parte izquierda del relieve figura, junto a tres espingarderos protegidos por cotas de malla bajo las corazas, un arquero.
 
La zona inferior del relieve muestra a tres artilleros. Uno de ellos, equipado con armadura y casco, carga la recámara de una bombarda presionando con un mazo el taco superior; los otros dos disparan un pequeño cañón sobre ruedas y una bombarda.
Suele considerarse que una de las razones del éxito de las tropas cristianas en la guerra de Granada fue el uso de la artillería. Mata Carriazo cita un texto de la "Historia del marqués de Cádiz" que al hablar de la torre de las Salinas dice "que era muy fuerte e asentada en un cerro muy alto, en la cual estaban diez moros, y aquella torre era guarda e atalaya de toda aquella tierra. E el marqués la mandó combatir con gruesos tiros de pólvora, y espingardas e ballestería, ...".
Entre las dos torres principales que figuran en el relieve tres soldados cristianos, vestidos con coraza y casco suben por una escala armados con espadas. Dice también  la "Historia del marqués de Cádiz" al hablar de la torre de las Salinas: "... e a escala vista la tomó por fuerza de armas, e tomó presos los moros, e mandó sacar della todo lo que en ella estaba, e mandóla derribar toda llana por el suelo; en lo cual los moros rescibieron gran daño, e fue comienzo para se haber de perder más presto aquella tierra".
A veces los relieves recogen acontecimientos que fueron posteriormente narrados por las crónicas; es el caso, p.e., del que se refiere a la conquista de Moclín en 1486. Fernando del Pulgar -cronista contemporáneo de los hechos-, recoge así la voladura de una torre por los cristianos: "En este comedio, los maestros de la artillería tiraron una pella confeccionada de las que lanzaban centellas de fuego e subían en el ayre. E por caso que paresció traído de la divina providencia, vino a caer en una torre de la fortaleza donde los moros tenían en gran guarda toda su pólvora, e alcanzó una de las centellas el lugar en que la pólvora estaba, e quemóla toda, e quemó ciertos moros e provisiones, e todas las cosas cercanas al lugar donde cayó".
El relieve muestra una torre ardiendo de la fortaleza de Moclin consecuencia de un disparo; un moro herido se derrumba sobre la muralla a causa de la explosión. Al tratarse de una guerra de asedios a plazas fuertes la artillería jugó un papel importante. Jerónimo Münzer que había viajado por aquellos lugares en octubre de 1494 decía: "Saliendo de Granada, ..., hállase en la cima de un monte muy alto el poderosos castillo de Moclín, ... A tres leguas más allá, hacia los estados del rey de Castilla, alzábase otra fortaleza de cristianos, desde la cual se alcanzaba a ver la ciudad, y estos dos castillos señalaban las fronteras de ambos reinos, ... Todas las noches los cristianos encendían una luz en su castillo para que por ella pudieran guiarse los cautivos que, logrando escapar, buscasen refugio entre los suyos". Hasta el estudio de Mata Carriazo los relieves fueron bastante mal conocidos por los historiadores de arte
Otras veces, sin embargo, los tableros exponen situaciones históricamente inadecuadas. Ocurre así en el que se presenta la entrega de la villa de Montefrío; cuenta Carriazo que "Rendida la fuerte villa de Moclín, la reina se aposentó en ella, y el rey dividió su gente en tres partes: la una quedó guardando el campamento, la otra fue a cercar a Montefrío y él con casi toda la caballería salió a talar y correr la vega de Granada". En el relieve, por contra, se presenta al rey Fernando recibiendo las llaves de la ciudad de la mano de tres moros; imagen contradictoria con lo que escribió Valera sobre la entrega de la Villa: "En este medio tiempo el alcayde e moros de Montefrío enbiaron sus mensajeros a la reyna, que estava en Moclín, enbiándole a ofresçer la villa e fortaleza, de que la reyna ovo mucho plazer. E partióse para Montefrío y recibió la villa; y en el mismo día el rey con su hueste llegó a Montefrío".
Las ciudades presentan en algunas ocasiones detalles característicos, -como es el caso de Granada con la Alhambra o Málaga con el mar-, pero en general sus puertas y murallas recuerdan, según Dorothee Heim, las representaciones de las miniaturas de los manuscritos o de los grabados medievales de Jerusalén o de Troya y, más imaginativamente, para Felipe Pereda algunos detalles de los relieves evocan obras concretas de la Roma clásica; Heim señala también el empleo de los tapices con temas bélicos, entonces tan apreciados, como fuente de inspiración. Quizás sea interesante recordar que bien con fines decorativos, bien para resguardar el coro de las corrientes de aire, o para dotar de calidez a las frías paredes del coro, solían emplearse tapices o simples lienzos. Una fotografía reciente de la Abadía de Saint Robert de La Chaise Dieu (Francia) puede ayudarnos a hacernos una idea.
A finales del siglo XV el tapiz era uno de los medios más empleados para la difusión de la propaganda bélica o para las historias de ficción caballeresca. En la colegiata de Pastrana (Guadalajara) se guardan cuatro tapices sobre la "Conquista de Arcila y Tanger" por Alfonso V de Portugal que pertenecieron a la familia del cardenal Mendoza antes de 1480 y estuvieron hasta 1667 en su palacio de Guadalajara; se ha supuesto los conoció Rodrigo Alemán. Algunos detalles de los paños recuerdan aspectos parciales de los relieves.
En numerosos relieves de la sillería de coro de la catedral de Toledo se muestra la entrega de llaves al vencedor; éste acostumbra a figurar en posición elevada frente a los arrodillados vencidos. Para Heim una representación relacionada en su estructura con los relieves toledanos son las miniaturas de algunos manuscritos como las que aparecen en los "Privilegios y Estatutos de Gante y Flandes" y de las que se ofrece una del ejemplar conservado en la Österrichische Nationalbibliothek de Viena.
     
Los Reyes Católicos, el cardenal Mendoza y los nobles figuran, en primer plano, en bastantes escenas. El rey Fernando tenía una posición débil en Castilla al haber adquirido los derechos para reinar sólo por su matrimonio con Isabel. Si las familias nobles no le aceptaban como rey, en caso de muerte de la reina, las disputas entre ellos podrían encenderse de nuevo. La aparición de don Fernando como conquistador de Granada en los relieves de los dorsales de la sillería de coro toledana destaca la dedicación del rey a los asuntos de Castilla; los relieves, además, transmiten la impresión de que la guerra de Granada fue una serie ininterrumpida de victorias del ejército cristiano  sobre los infieles. Al rey se le presenta siempre montado a caballo unas veces a la brida -como en este caso-, otras a la jineta; en los dos casos acostumbra vestir con lujosa armadura aunque a veces cubierta con rico ropón.
En los dorsales la reina Isabel la Católica figura tan sólo seis veces (cuatro de ellas con el rey), el Cardenal nueve y el rey Fernando treinta y siete. No parece lógico que Isabel la Católica aparezca tan poco en los relieves de la Reconquista de Granada si el propósito de los relieves hubiera sido sólo ilustrar una guerra -la última y decisiva de Castilla contra los moros-, y no hubiese detrás de ellos una utilización como propaganda política; conviene recordar que el coro de la catedral era el lugar donde participaban los dignatarios de la iglesia muchos de los cuales pertenecían a la nobleza secular. Más bien se esperaría una frecuencia de representación similar del rey y de la reina, y sin embargo no es así. El relieve que escenifica la conquista de Moclín  muestra a la reina Isabel acompañada por su hija doña Juana; a la infanta se la presenta cabalgando a las andas, los cabellos sueltos, rico vestido y un monito entre sus manos. 
La presencia del cardenal probablemente se deba a la conciencia de la importancia histórica que tenía de su propia persona, amén de su verdadera y abundante participación en aquella guerra. Aunque su comparecencia en alguno de los relieves diste de ser conforme con los hechos históricos; es el caso del que representa la entrada en Huercal tras la figura del rey Fernando pues en las campañas de 1488 el Cardenal no estuvo presente.
La representación de escenas de la Reconquista en los respaldos de las sillas de coro de la catedral de Toledo se separa de lo que era habitual hasta entonces. Los estalos solían adornarse con escenas o personajes del Antiguo o del Nuevo Testamento o todo lo más con asuntos moralizantes, pero no con acontecimientos mundanos aunque quizás en el caso de Toledo la guerra podría justificarse como una guerra religiosa. La estructura compositiva de los relieves suele obedecer a un esquema en el que ciudad asediada y paisaje se presenta en una zona y el ejército cristiano en otra.
En la zona de la ciudad sitiada acostumbra a incluirse alguna representación secundaria para ayudar en la descripción. En lo que se refiere al ejército, armas y pertrechos están tratados con gran minuciosidad; para Maeterlinck -para quien a primera vista se reconocen todas las características del arte de los miniaturistas flamencos medievales-, "el deseo de explicar todo con un lujo de detalles parece a veces exagerado". Según Miguel Ángel Ladero a medida que la guerra transcurría los efectivos del ejército fueron en aumento llegando a participar cada año 40.000 peones y 12.000 de a caballo en las campañas de los comprendidos entre 1486 y 1491.
Cuando se representan acciones que exigen amplio espacio la estructura compositiva suele cambiar; la parte inferior del tablero presenta la acción principal reservándose la superior, más pequeña, para mostrar la ciudad. Algunas veces en los relieves comparecen dos acontecimientos que no fueron simultáneos. Es habitual, p.e., que en una sección se muestre la lucha por la conquista de la ciudad y en la otra mitad el alcaide que se acerca al rey para rendirla; es el caso, entre otros varios, de  Beles (Vélez Málaga).
Casos similares son el relieve que se refiere al asalto y entrega de Ronda y el que representa el ataque y ocupación de Gor. En el primero de ellos que corresponde a la toma del arrabal dos guerreros cristianos suben por una escala mientras otros, para cubrirles, disparan sus espingardas contra los moros que se defienden desde el adarve lanzándoles grandes piedras; en el segundo, tres moros equipados con espingarda, lanza y grandes piedras se defienden ante el ataque de dos soldados cristianos que revestidos con armaduras disponen de ballesta y lanza.
En muchas escenas, en la sección del relieve que muestra la rendición y entrega de las llaves de la ciudad algunos defensores observan entre las almenas. Es el caso del dorsal en que se representa la ocupación de Almuñecar;  aunque señala Carriazo que las torres almenadas no parecen españolas.
La zona del relieve en la que se presenta la lucha por la ciudad asediada o el paisaje suele incluir alguna representación secundaria que nos ayuda a comprender algunas situaciones o simplemente muestra detalles alusivos a la guerra o pormenores pintorescos. Como ejemplo de este último es interesante señalar el que figura en el relieve que representa el cerco de la ciudad de Málaga en mayo de 1487. Se trata de un hombre con tocado judío que huye con su asno pertrechado con la albarda; parece huir de la horca, situada tras él, en que pende un ajusticiado (pocos años después los Reyes Católicos declararían la expulsión de los judíos).

Para el matrimonio Dorothy y Henry Kraus la relativa frecuencia de las alusiones a los judíos en las tallas de los estalos de Rodrigo Alemán refleja lo abundante que era este colectivo entre la población. La importancia política y social que alcanzaron fueron el grito de convocatoria del levantamiento de 1449 y de la matanza de judíos y conversos en 1473 en Toledo. Un cambio tan fuerte en el clima social tuvo sus efectos en el arte y para los Kraus esto puede apreciarse repetidamente en las tallas de maestre Rodrigo: "Lejos de mostrar simpatía por los judíos, ... siguió la tendencia antisemita, aunque con más imaginación de lo que era acostumbrado". Así en otras dos tallas se muestra la huida del hombre rico -una bolsa en la mano y un gran talego sobre el animal-, que es delatado por el rebuzno del asno con el que huye.
En las ciudades marítimas suele figurar algún detalle referido a la situación como es el caso de los relieves alusivos a la rada de Cambriles o a Almería; en los dos, sobre las olas, se mecen un navío y una pequeña embarcación. Detalles costumbristas los presentan los dorsales que se refieren a Camoria y a Rión donde una mujer con un cacharro en la cabeza entra por una puerta de la muralla o un pastor camina con sus ovejas.
Más incisiva puede ser la representación secundaria del relieve que representa a una ciudad marítima que podría ser Adra; para Mata Carriazo: "En la ciudad, un solo moro que mira a otro que se aleja en un bote de remos". 


BIBLIOGRAFÍA.
-Hector Luis Arena, "Las sillerías de coro del maestro Rodrigo Alemán", BSAA t. XXXII, Valladolid 1966.
-Manuel de Assas, "Album artístico de Toledo", Madrid 1848.
-Ángela Franco Mata, "El Coro de la Catedral de Toledo", Abrente 2010/2011 Coruña.
-Luis José García Pulido y Antonio Orihuela Uzal, "La imagen de Santa Fe (Granada) en la sillería del coro bajo de la catedral de Toledo", A.E.A. LXXVII, Madrid 2004.
-Dorothee Heim, "El entallador Rodrigo Alemán: su origen y su taller", AEA, t. 68, nº. 270, Madrid 1995.
-Dorothee Heim, "Rodrigo Alemán und die Toledaner Skulptur um 1500", Kiel 2006.
-Dorothee Heim, "Instrumentos de propaganda política borgoñona al servicio de los Reyes Católicos: los relieves de la guerra de Granada en la sillería de la catedral de Toledo", en "El intercambio artístico entre los reinos hispanos y las cortes europeas en la Baja Edad Media", León 2009.
-Dorothy y Henry Kraus, "Las sillerías góticas españolas", Madrid 1984.
-Miguel Ángel Ladero Quesada, "La conquista de granada", en cat. exp. "Ysabel. La Reina Católica. Una mirada desde la Catedral Primada", Toledo 2005.
-Juan de Mata Carriazo, "Los relieves de la guerra de Granada en el coro de Toledo" [A.E.A. 1927], ed.  "En la frontera de Granada", Sevilla 1971.
-Louis Maeterlinck, "Les stalles de la cathédrale de Tolède: La conquète de Grenade, par Rodrigo Alemán", Paris 1910.
-Isabel Mateo Gómez, "Temas profanos en la escultura gótica española. Las sillerías de coro", Madrid 1979.
-Jerónimo Münzer, "Itinerarium sive peregrinatio per Hispaniam", ed. José García Mercadal, "Viajes de extranjeros por España y Portugal", t.1, Salamanca 1999.
-Felipe Pereda, "El "antiguo oficio de la caballería": La representación de la majestad ecuestre en la sillería baja de Toledo", en cat. exp. "Ysabel. La Reina Católica. Una mirada desde la Catedral Primada", Toledo 2005.

NOTAS.


Fotografía: Abbaye de la Chaise-Dieu (Francia): Wikimedia Commons (francés).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada